Jesús, Hijo de Dios

“Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”.

Marcos 1:1

INTRODUCCION:
Hoy miles de cristianos son perseguidos en el mundo, simplemente porque siguen a Cristo. Diariamente, millones de creyentes enfrentan la posibilidad de que sus propiedades sean confiscadas; que sus líderes sean golpeados y encarcelados y que sus familias sean lastimadas e incluso asesinadas.

La persecución de los cristianos estaba en la mente de Marcos cuando escribió el segundo evangelio del Nuevo Testamento. La iglesia primitiva había sufrido de diferentes formas según el contexto del Imperio Romano, que ciertamente fue corrupto y abusivo. En este evangelio, el autor quiere expresar algunos puntos fundamentales, como por ejemplo:

¿Cómo entenderían los cristianos el significado de su sufrimiento? ¿Qué podría enseñarles el ejemplo de Jesús sobre sus dificultades?

Marcos respondió a preguntas como estas contando la historia de la vida de Jesús de una manera que reforzó la fe de los primeros cristianos y los animó a perseverar.

Hablaremos de dividir el libro en dos:
■ 1: – 8:21 El ministerio de Jesús en Galilea y áreas circundantes
■ 8: 22-16: 20 Jesús camino a Jerusalén

EL INICIO: EL PRINCIPIO DE LAS BUENAS NOTICIAS SOBRE JESÚS, HIJO DE DIOS

Prólogo: 1: 1-13 Marcos abre su Evangelio con un prólogo que proporciona al lector información privilegiada que no está disponible para los personajes de la historia que no sean Jesús. Una voz trascendente desde fuera del escenario anuncia que el ministerio de Juan cumple la profecía divina y luego identifica a Jesús como el Hijo amado y el transportador del Espíritu. A continuación, Marcos muestra a Jesús confrontando y derrotando a Satanás, viviendo en paz con los animales salvajes y siendo servido por ángeles.

El principio del evangelio sobre Jesucristo (1: 1). “Evangelio” se refiere a la historia de Jesús narrada en el texto, pero también incluye la tradición oral que complementa el texto. Comprende las palabras, los hechos, la muerte y la resurrección de Jesús como la intervención directa de Dios en la historia; desafía una propaganda de culto imperial que promueve un mensaje de buenas nuevas y una nueva era de paz a través del emperador romano. Esta línea de apertura, puede servir como introducción al segmento de apertura de Marcos (1: 1-13) o puede ser el ‘título’ que Marcos le da a su Evangelio o el resumen de su contenido.

El Culto al Emperador:
Marcos desafía el culto del emperador al comienzo de su evangelio “Estas son las buenas nuevas acerca de Jesús el Mesías, el Hijo de Dios”. La palabra “evangelio”, que significa “buenas noticias”, es una traducción de la palabra griega euangelion, formada por el prefijo eu (bueno, favorable, feliz, dichoso) y la raíz angell- (traer un mensaje, informar algo de alguien).

El Hijo de Dios (1: 1). Con el título “Hijo de Dios”, Marcos afirma que existe una profunda relación entre Jesús y Dios, pero la larga historia de este término en el antiguo Cercano Oriente y el Antiguo Testamento significaba que tenía una variedad de asociaciones. Claramente, la pregunta del sumo sacerdote: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?” (14:61), trata a “Cristo” e “Hijo de Dios” como equivalentes.

COMO CONCLUSION: El título tenía una variedad de connotaciones en el mundo grecorromano.
Se aplicó a figuras como Heracles, que compartía las características de un mortal heroico y de un dios. El emperador Augusto recibió el título de “divi filius”, hijo del deificado (Julio César). Los emperadores romanos y los miembros de su familia fueron deificados póstumamente, mientras que Cayo Calígula (y más tarde Cómodo) buscó enfatizar su propia divinidad durante su vida. Sin embargo, la idea de otorgar honores y títulos divinos a los seres humanos fue más aceptada en Oriente, que estaba acostumbrado a los cultos de gobernantes. Una inscripción en una estela en Pérgamo identifica a Augusto como “el emperador César, hijo de dios, dios Augusto”.

Marcos se enfrenta a las autoridades de ese tiempo

La narración de Marcos no presenta simplemente a Jesús como el Mesías largamente esperado, sino como uno que es el Hijo de Dios de una manera única.

Marcos también describe a Jesús haciendo lo que solo Dios puede hacer:
Lucha contra Satanás, llama a discípulos con el poder de Dios, echa fuera demonios, cura la fiebre, cura la lepra, perdona los pecados, controla el mar, resucita a los muertos, camina sobre las olas y alimenta milagrosamente a miles; y su muerte desata acontecimientos apocalípticos. Su venida no significa el advenimiento de algún gobierno mesiánico terrenal, sino el advenimiento del reino de Dios que subyugará a los principados y potestades, las cosas presentes y futuras, las cosas sobre la tierra y las cosas debajo de la tierra, e incluso la muerte.